Pap Smears Después de la Menopausia: Un Cuidado Importante para la Salud Femenina (2023)

Introducción

Después de la menopausia, muchas mujeres pueden preguntarse si los exámenes de Papanicolaou, también conocidos como pruebas de Pap, siguen siendo necesarios. En este artículo, exploraremos la importancia de los exámenes de Pap después de la menopausia y cómo pueden ayudar a mantener el bienestar cervical. Además, proporcionaremos pautas claras sobre cuándo y con qué frecuencia se deben realizar estos exámenes.

¿Por qué son importantes los exámenes de Pap después de la menopausia?

Los exámenes de Pap son fundamentales para el seguimiento de la salud del cuello uterino en general. Pueden detectar células con un patrón de crecimiento anormal, lo que podría ser un signo temprano de cáncer de cuello uterino. Es importante destacar que la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino (aunque no todos) son causados por el virus del papiloma humano (VPH). El VPH puede permanecer latente en el cuerpo durante semanas, meses e incluso años antes de ser detectado. Esto significa que incluso después de la fecha inicial de infección, existe el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino, incluso después de la menopausia.

¿Quién debe continuar haciéndose exámenes de Pap?

Todas las mujeres con cuello uterino deben realizarse exámenes de Pap y/o pruebas de VPH de manera regular hasta los 65 años. El cronograma específico de detección después de la menopausia dependerá de los siguientes factores:

  1. Si se vacunaron contra el VPH en la adolescencia o como adultas jóvenes.
  2. Si utilizan condones u otros métodos de barrera durante la actividad sexual en pareja.
  3. Si toman medicamentos inmunosupresores.
  4. Si han utilizado productos de vapeo de nicotina, fumado cigarrillos u utilizado otros productos de tabaco.
  5. Si tienen antecedentes familiares de cáncer de cuello uterino o un sistema inmunológico debilitado.

¿Quiénes pueden evitar futuros exámenes de Pap?

Después de la menopausia, es posible que tu médico recomiende extender el intervalo entre los exámenes de Pap o incluso suspenderlos por completo si cumples dos condiciones:

  1. Si no tienes antecedentes personales o familiares de cáncer de cuello uterino.
  2. Si te vacunaste contra el VPH en la adolescencia o como adulta joven.
  3. Si te realizaron al menos 3 exámenes de Pap consecutivos con resultados negativos.
  4. Si te realizaron al menos 2 pruebas de co-test consecutivas con resultados negativos.
  5. Si te realizaron al menos 2 pruebas de VPH consecutivas con resultados negativos.

Si tienes antecedentes personales de células precancerosas o cáncer de cuello uterino, es posible que puedas suspender los exámenes de detección después de que hayan pasado 20 años desde la cirugía para eliminar células anormales o crecimientos.

¿Con qué frecuencia se deben realizar los exámenes de Pap durante o después de la menopausia?

Un cronograma de detección típico es el siguiente:

  1. Examen de Pap cada 3 años.
  2. Examen de Pap y prueba de VPH (llamada co-test) cada 5 años.
  3. Prueba de VPH cada 5 años.

Aunque estas pautas son más flexibles después de los 65 años, no desaparecen por completo. Muchos médicos y profesionales de la salud recomiendan realizar exámenes de Pap y/o pruebas de VPH cada 5 años hasta que obtengas consistentemente resultados negativos. La detección es especialmente importante para aquellas personas que tienen más de una pareja sexual y no utilizan consistentemente condones u otros métodos de barrera.

¿Cómo hacer los exámenes de Pap más cómodos después de la menopausia?

A medida que disminuyen gradualmente las hormonas estrógeno y progesterona, el canal vaginal puede volverse más seco y menos elástico. Esto puede hacer que el uso del espéculo sea más incómodo. Sin embargo, el dolor o la incomodidad no deben ser la norma. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para que tu examen sea más cómodo:

  1. Elige tu ropa sabiamente: usar ropa de fácil acceso, como un vestido suelto, puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad al no tener que desvestirte por completo.
  2. Usa un hidratante vaginal: no lubricante, sino un hidratante vaginal. La principal diferencia es que los hidratantes se usan regularmente, mientras que los lubricantes solo se usan durante la actividad sexual. Puedes comprar hidratantes vaginales de venta libre, pero también hay versiones recetadas disponibles que puedes solicitar a tu médico de atención primaria.
  3. Solicita más lubricante en el espéculo: esto hará que la inserción sea más cómoda. ¡Nunca hay suficiente lubricante! Ten en cuenta tus propias alergias y solicita el mejor tipo de lubricante para tu cuerpo.
  4. Pide un espéculo más pequeño: Sí, lo has oído bien. No solo existe un tamaño más grande. Pídele a tu médico que use un espéculo más pequeño hasta que encuentres el que te resulte más cómodo. También puedes probar a acostarte en una posición diferente o solicitar insertar el espéculo tú misma.

Recuerda, esta es tu cita médica. Tu salud y comodidad siempre son la prioridad.

Hormonoterapia de Reemplazo y su impacto en los exámenes de Pap

Si aún no lo has considerado, es posible que desees comenzar una terapia de reemplazo hormonal (TRH). La TRH ayuda a aumentar los niveles de estrógeno y progesterona en el cuerpo a través de una pastilla, parche, gel o crema diaria, lo que puede disminuir los síntomas de la menopausia. Si bien la TRH no es una solución rápida para manejar la incomodidad pélvica, puede ser beneficiosa a largo plazo. Es posible que encuentres que los exámenes pélvicos o los exámenes de Pap futuros son más cómodos debido a que los niveles hormonales se mantienen equilibrados.

¿Cuáles son los síntomas a los que debes prestar atención?

Algunas cepas de VPH pueden producir verrugas en la piel, incluyendo verrugas genitales, verrugas planas, verrugas plantares y verrugas comunes. La mayoría de las cepas de VPH no causan síntomas. Las células anormales se propagan silenciosamente a los tejidos sanos, los cuales pueden volverse cancerosos si no se tratan. Los síntomas comúnmente asociados con el cáncer de cuello uterino incluyen dolor pélvico, abdominal o de espalda persistente, flujo vaginal inusual, dolor durante o después de la penetración vaginal y sangrado después de la penetración vaginal. Si experimentas alguno de estos síntomas, consulta a un médico u otro profesional de la salud lo antes posible. Ellos podrán determinar si tus síntomas son resultado del VPH u otra infección de transmisión sexual, un signo temprano de cáncer de cuello uterino o debido a otra afección subyacente. La detección temprana y el tratamiento de cualquier afección médica son clave para prevenir complicaciones adicionales.

¿Qué más puedes hacer para reducir tu riesgo de VPH y cáncer de cuello uterino?

El VPH se transmite a través del contacto íntimo de piel a piel. Aunque el uso de condones y otros métodos de barrera puede ayudar a reducir el riesgo de transmisión, no lo eliminan por completo. Por eso es tan importante hablar con tu(s) pareja(s) sobre el estado de las infecciones de transmisión sexual, tanto el tuyo como el de ellos y el de cualquier otra pareja sexual que cada uno tenga.

References

Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Lakeisha Bayer VM

Last Updated: 12/10/2023

Views: 6305

Rating: 4.9 / 5 (49 voted)

Reviews: 88% of readers found this page helpful

Author information

Name: Lakeisha Bayer VM

Birthday: 1997-10-17

Address: Suite 835 34136 Adrian Mountains, Floydton, UT 81036

Phone: +3571527672278

Job: Manufacturing Agent

Hobby: Skimboarding, Photography, Roller skating, Knife making, Paintball, Embroidery, Gunsmithing

Introduction: My name is Lakeisha Bayer VM, I am a brainy, kind, enchanting, healthy, lovely, clean, witty person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.